¿Qué es el autocuidado?

Compartir post

El autocuidado es un término que últimamente escuchamos y leemos con frecuencia, aunque muchos de los autores y divulgadores que escriben sobre ello, lo hacen de forma muy diversa. En este artículo te contamos las ideas más importantes sobre ello.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el autocuidado es un concepto que hace referencia a la capacidad de las personas, las familias y las comunidades para promover, mantener la salud, prevenir enfermedades y afrontar las enfermedades con o sin el apoyo de un proveedor de atención médica. Es decir, se trata de una actitud activa y responsable con nuestra calidad de vida y nuestra salud.

Es importante tener en cuenta que el autocuidado incluye muchas áreas y va desde la higiene y la nutrición, hasta factores ambientales y socioeconómicos. Por ello, hay distintos tipos o formas de autocuidado.

¿Qué tipos y formas de autocuidado hay?

Autocuidado físico

Es, probablemente, el más conocido y del que más oímos hablar. Esta forma de autocuidado supone cuidar de nuestro cuerpo físico realizando acciones que lo beneficien. Para ello, es importante la alimentación, el sueño, la actividad física que realizamos, entre otros.

Autocuidado emocional

Este área constituye el cuidado de todo nuestro mundo emocional y de realizar acciones que nos acercan a ello. Unas de las claves fundamentales será la capacidad de identificar lo que sentimos para saber lo que necesitamos. Para ello, es fundamental escuchar a nuestro cuerpo y preguntarnos que necesitamos, pero, sobre todo, no evitar que salgan o hacer como si no existieran.

Las dificultades que solemos encontrarnos es no ser capaz de escucharnos o identificar qué es lo que sentimos, también el miedo a sentirlo o hacerle frente. Es recomendable dedicar al menos 5 minutos al día a revisar cómo me he sentido hoy y por qué, y ver si necesito algo. Es una práctica muy recomendable para cuando notemos emociones negativas, es mucho mejor afrontarlas cuando comienzan a aparecer para evitar que se produzca el efecto bola de nieve y se hagan más grandes y difíciles de manejar.

Autocuidado de la mente

Este tipo de autocuidado es de cosecha propia pues considerábamos que debía estar incluido de alguna forma. Todo lo que ocurre en nuestra mente, en nuestro pensamiento, influye de forma muy significativa en lo que sentimos y lo que hacemos, y está muy relacionado con nuestra forma de vernos a nosotros mismos, a los demás y al mundo.

Algunos de los aspectos clave son el diálogo que tenemos con nosotros/as mismos/as y el contenido que tenemos disponible en ese momento en nuestra mente, es decir, las cosas que nos preocupan, que ocupan más espacio en nuestra mente. Para ello, va a ser importante hablarnos bien, con cariño, con cuidado y con compasión ante nuestros fallos y equivocaciones. Además, es importante saber que no podemos tener un control total de lo que ocurre en nuestra mente, pero sí podemos influir en ella. Puede ser útil dedicar un rato para «dar vueltas» a aquello que nos preocupa con un fin: buscar soluciones. Y si no lo hay y no tenemos ningún control sobre aquello que nos preocupa, aceptarlo y permitirnos la emoción que acontece.

Autocuidado intelectual

Esta forma de autocuidado consiste en estimular nuestra creatividad, nuestro pensamiento crítico y estimular nuestro intelecto y/o capacidades cognitivas. Encuentra aquellas actividades que te hacen sentirte realizado y estimulado mentalmente, que te enriquecen.

Autocuidado social

El ser humano es un ser social, por lo que necesitamos a las personas de nuestro entorno. Aunque cada persona lo necesita mayor o menos medida, tener conexión con otras personas y nutrirnos de ellas es fundamental para que podamos «alcanzar la felicidad». Será fundamental que establezcamos relaciones saludables y enriquecedoras con otros para sentirnos realizados en este área. Necesitamos dar y recibir de los demás.

Autocuidado sensorial

Esta forma de autocuidado es, quizás, una de las menos conocidas. Se trata de conectar con el entorno, lo que nos rodea, para vivir en el momento presente y no quedarnos atascados en el pasado o lanzarnos a vivir un futuro que no podemos controlar.

¿Por qué es tan importante el autocuidado?

Como hemos comentado, la prevención es fundamental para el cuidado de nuestra salud y no hay mejor forma de prevención que desde el autocuidado. Entre los beneficios principales que vas a encontrar si realizas acciones orientadas al autocuidado podemos encontrar:

  • Podrás conocerte mejor en todos los aspectos.
  • Mejorará tu autoestima y tu autoconcepto.
  • Mejorarán tus relaciones con los demás.
  • Te volverás mucho más productivo.
  • Mejorará tu salud a corto, medio y largo plazo.
  • Conectarás contigo y con el presente.
  • Disfrutarás más de tu vida cotidiana.

¿Cómo puedo practicar el autocuidado?

Lo más importante siempre será que identifiques aquello que te genera bienestar físico y emocional para mantenerlo, cuidarlo e incentivarlo, y aquello que te genere malestar para cambiarlo, eliminarlo o convivir con ello de la forma más saludable posible. Para ello, recuerda el revisar cada día durante al menos 5 minutos qué sientes, por qué lo sientes y qué necesitas para sentirte mejor, qué puedo hacer con ello. Aun así, te compartimos algunos tips para cuidar de ti de forma general:

  • Procura mantener una alimentación equilibrada.
  • Cuida de tu higiene del sueño.
  • Realiza alguna actividad física o mantente activo en la forma que puedas.
  • Intenta desarrollarte en alguna actividad que te haga sentir bien.
  • Rodéate de personas que te hagan sentir bien
  • Ve a tus revisiones con el médico cuando corresponda.

Y, cómo aquí nuestro núcleo fundamental es la salud mental, te contamos algunas de las claves más importantes para mejorar tu salud mental.

Los 10 mandamientos del autocuidado:

  • Háblate bien a ti mismo
  • Pon límites a los demás
  • Construye relaciones sanas
  • Planifícate de forma realista
  • No busques lo perfecto
  • Asegúrate tiempos de descanso
  • Realiza actividades en las que te sientas bueno/a y realizado/a
  • Escucha a tu cuerpo y pregúntale qué necesita
  • Expresa lo que sientes
  • Para 5 minutos todos los días

Post relacionados

Uncategorized

¿Necesito ir a terapia?

Muy a menudo se dice que todo el mundo debería ir al psicólogo/a. Si bien es cierto que es un servicio que todos podemos necesitar

Uncategorized

¿La terapia online funciona?

Muy a menudo nos encontramos con personas que tienen dudas sobre la terapia online, pues «no es lo mismo» o no lo consideran tan efectivo.

Uncategorized

¿Qué es el autocuidado?

El autocuidado es un término que últimamente escuchamos y leemos con frecuencia, aunque muchos de los autores y divulgadores que escriben sobre ello, lo hacen

×