¿Conoces el Love Language?

Compartir post

Hoy os traemos un tema muy interesante con el que todos nos vamos a sentir identificados de una forma u otra. Ya sabéis que en As de Guía nos gusta traer un poco de todo y para todo el mundo, y hoy queríamos hablaros del “lenguaje del amor”. Si quieres saber más sobre ello, quédate por aquí.

El concepto de love language o “lenguaje del amor” comenzó a ser estudiado en profundidad por Gary Chapman varias décadas atrás. Este concepto hace referencia a las diferentes formas de expresar y experimentar afecto dentro de una relación. Esto originalmente hacía referencia a la pareja, aunque se ha visto que se aplica a cualquier relación que conlleve un vínculo afectivo.

Muy a menudo observamos comportamientos de cariño en los/as demás que nos generan ternura, rechazo o indiferencia, al igual que escuchamos problemas en parejas pues no reciben afecto de la forma y/o cantidad que les gustaría. Esto es normal debido a que las necesidades de cada persona y nuestra forma de relacionarnos es distinta, al igual que lo es nuestra historia de vida, nuestros aprendizajes y, por tanto, nuestro constructo del amor, y las prioridades dentro de éste.

Se han identificado 5 formas distintas de expresar y recibir afecto, es decir, de mostrar afecto a los/as demás y con el que nos sentimos cómodos/as recibiendo, aunque suele coincidir.

Tiempo de calidad

Una forma de sentirnos queridos/as o mostrar afecto es el compartir tiempo de calidad con una persona. Esto no hace referencia al tipo de plan, sino a la sensación de satisfacción y comodidad que sentimos cuando pasamos tiempo con esa persona.

¿Qué nos ayuda a disfrutar de ello? Pues escuchar y sentirnos escuchados/as, la ausencia de distractores, la atención que nos presta la otra persona, realizar actividades que gusten a ambos/as, tener conversaciones de calidad, comunicarse desde la emoción, ser empático/a y no centrarse en dar soluciones…

Palabras de afirmación

También podemos dar y recibir cariño a través de palabras de afecto, felicitación, apoyo, amabilidad o humildad hacia la otra persona. Es la forma de lenguaje convencional que puede incluir expresiones o palabras que a veces decimos sin pensar, pero que causan un efecto positivo en la persona.

¿Cómo podemos llevarlo a cabo? Utiliza palabras o frases sencillas, directas y contundentes. Será fundamental que parezca genuino, por lo que ayuda sentirlo de verdad, ya que la comunicación no verbal, en concreto la expresión corporal, son fundamentales para que la otra persona lo reciba como algo cierto y creíble.

Recuerda que puedes agradecer pequeños detalles (no sólo grandes esfuerzos), reforzar elementos internos o externos de la otra persona, animar y apoyar en las dificultades o retos del día a día, expresar cómo te hace sentir o, simplemente, expresar lo que sientes por esa persona.

Contacto físico

Es la forma más natural, sencilla y directa de mostrar afecto a los/as demás. Los abrazos, besos, caricias o relaciones sexuales, en el caso de una pareja, son formas de mostrar y recibir afecto en una relación. Además, éstos implican una reacción en nuestro cuerpo que implica una liberación de hormonas y neurotransmisores que nos hacen sentir bien.

Aun así, no todas las personas se sienten cómodas con el contacto físico o no con la misma forma y cantidad, por lo que no siempre es útil y satisfactorio. Esto dependerá en gran medida de la historia de vida de la persona.

¿Cómo puedo mostrar afecto a través del contacto físico? Tal y cómo tú lo sientas apropiado en cada momento, pero recuerda tener en cuenta cómo se puede sentir la otra persona. Para saberlo, puedes preguntar directamente a la otra persona, no pasa nada por preguntarle a alguien si le puedes dar un abrazo o similar. También puedes estar pendiente de la comunicación no verbal de la otra persona, cuando alguien está o se siente incómodo/a, puede detectarse con facilidad, y si dudas, simplemente no lo hagas, deja de hacerlo o pregunta directamente.

Actos de servicio

Como su nombre indica, estas personas se ofrecen con frecuencia a ayudar o hacer favores sin esperar necesariamente se les devuelva el favor o buscando una recompensa. Procuran agradar al otro estando pendiente de lo que necesita y mostrándose activo/a y dispuesto/a a hacer cualquier favor que necesite para que se sienta gratificado/a. Limpiar, arreglar, levantarse, cocinar, recoger, hacer tareas por el otro o incluso cualquier recado, son algunos ejemplos que encontramos con frecuencia.

Recibir regalos

Culturalmente siempre ha estado bien visto hacer regalos o dar detalles a otras personas en forma de agradecimiento. Por ello, hay personas para las que realizar o recibir regalos supone una muestra de cariño. Hay que tener en cuenta que hacer regalos no tiene porqué simplificarse en cantidad de regalos, en el precio de los mismos o en lo que suele gustar o le gusta a uno mismo/a, sino en el esfuerzo de la elección pensando en lo que le gustaría recibir a la otra persona y en la ilusión que genera realizar ese detalle.

¿Y entonces?

Después de este repaso general, seguro que te has sentido identificado/a o has identificado a personas de tu entorno en uno o varios de ellos. En nuestra opinión, todos tenemos un poco de cada, aunque siempre hay 1 o 2 que predominan por encima de los demás y que, además, pueden cambiar según la persona.

¿De qué nos sirve identificarlos?

Para entender cuál es nuestra forma de expresar afecto a los/as demás y entender si es compatible con los de nuestra pareja, amigos/as o personas importantes para nosotros/as.

Pregúntate de qué forma expresas afecto tú y de qué forma te gusta que lo hagan los/as demás contigo. También puede ser útil identificar qué sueles demandar a tu pareja o de qué te sueles quejar, y viceversa. Si crees que tu forma de hacerlo y la de alguna persona importante para ti, como tu pareja, son diferentes, será positivo que hagas el esfuerzo de comunicarte con él/ella para ver qué puedes hacer diferente para que esa persona sienta tu cariño.

Chapman, G. (1995). The five languages of love. Chicago: Northfield.

Cook, M., Pasley, J., Pellarin, E., Medow, K., Baltz, M., & Buhman-Wiggs, A. (2013). Construct validation of the five love languages. Journal of Psychological Inquiry, 18(2), 50-61.

Post relacionados

Uncategorized

¿Necesito ir a terapia?

Muy a menudo se dice que todo el mundo debería ir al psicólogo/a. Si bien es cierto que es un servicio que todos podemos necesitar

Uncategorized

¿La terapia online funciona?

Muy a menudo nos encontramos con personas que tienen dudas sobre la terapia online, pues «no es lo mismo» o no lo consideran tan efectivo.

Uncategorized

¿Qué es el autocuidado?

El autocuidado es un término que últimamente escuchamos y leemos con frecuencia, aunque muchos de los autores y divulgadores que escriben sobre ello, lo hacen

×